Resistencia antimicrobiana en patógenos causantes de mastitis: Klebsiella

Maria Jose Fuenzalida | Agriculture Educator | Extension Dane County

Resistencia antimicrobiana en patógenos causantes de mastitis: Klebsiella

English | Spanish

Contexto

La administración de antimicrobianos es un problema de salud pública que exige el uso prudente de los antimicrobianos en la medicina veterinaria. La FDA (Food and Drug Administration por sus siglas en ingles) ha prohibido ciertos usos (no descritos en la etiqueta del producto) de cefalosporinas y fluoroquinolonas en el campo veterinario para preservar estos antimicrobianos para su uso en medicina humana1. Hoy en día, la industria lechera está muy sometida a escrutinio debido al uso de antimicrobianos en vacas lecheras con fines preventivos o terapéuticos porque los consumidores asocian estas prácticas con el aumento de la resistencia antimicrobiana (RAM)2.

¿Cuál es la diferencia entre antibiótico y antimicrobiano?

Un antibiótico es una sustancia química, como la penicilina o la estreptomicina, producida por un microorganismo (por ejemplo, hongos) que en una concentración baja inhibe o mata a otros microorganismos. Un antimicrobiano es cualquier sustancia de origen natural, semisintético o sintético que mata o inhibe el crecimiento de microorganismos, pero causa poco o ningún daño al huésped. Por lo tanto, un antibiótico se incluye en la categoría de antimicrobianos.

¿Qué es la mastitis?

La mastitis es una enfermedad que frecuentemente se diagnostica y trata en las vacas lecheras. La mastitis es la inflamación de la glándula mamaria comúnmente causada por bacterias y se clasifica como subclínica o clínica según la ausencia o presencia de signos clínicos (leche anormal, ubre inflamada a veces acompañada de fiebre), respectivamente. En general, los patógenos que se encuentran en el entorno que rodea a las vacas son la causa más común de mastitis y una de ellas es Klebsiella3.

Figura 1. Crecimiento de Klebsiella en una placa de cultivo que permite diferenciar bacterias gramnegativas fermentadoras de lactosa de las que no fermentan lactosa.

Mastitis por Klebsiella

Klebsiella son bacterias Gramnegativas. Son una de las causas más frecuentes de infecciones intramamarias3; causando principalmente mastitis clínica.

La mastitis clínica causada por especies de Klebsiella se caracteriza por conteos de células somáticas consistentemente altos, tasas más altas de vacas de desecho y secado voluntario de cuartos4 en comparación con los casos clínicos causados por Escherichia coli, otra bacteria Gramnegativa.

Las especies de Klebsiella más cultivadas de casos de mastitis clínica son: Klebsiella pneumoniae y Klebsiella oxytoca. Ambas especies se encuentran con frecuencia en el entorno de la granja, sitios del cuerpo de la vaca e hisopos tomados de la punta del pezón5,6,7.

¿Por qué es Klebsiella, un patógeno causante de mastitis, importante para la salud humana?

En los seres humanos, Klebsiella causa un tercio de las infecciones gramnegativas oportunistas, incluidas las infecciones de heridas, del tracto urinario y adquiridas en el hospital (es decir, infecciones recién adquiridas que se contraen en un entorno hospitalario)8. Klebsiella pneumoniae se asocia comúnmente con infecciones extrahospitalarias9 como abscesos hepáticos, meningitis o endoftalmitis10.

Debido a que esta bacteria es muy prevalente entre los humanos, es posible que Klebsiella pueda adquirir genes de la RAM del medio ambiente11-12, lo que podría hacer que esta bacteria no sea susceptible a los antimicrobianos disponibles actualmente para tratar esas infecciones.

Debido al uso de antimicrobianos para el tratamiento de las vacas lecheras, se ha planteado la hipótesis de que las bacterias en el entorno de la granja pueden adquirir RAM y representar un gran riesgo para las personas2. Sin embargo, no hay datos concluyentes que prueben esa hipótesis. Hasta ahora, podemos decir que no hay un aumento de la RAM en patógenos causantes de mastitis en las granjas lecheras11-14. La vigilancia es un factor clave para determinar si la RAM está aumentando en patógenos causantes de mastitis.

Resistencia antimicrobiana en especies de Klebsiella

Recientemente, resumimos las tendencias de la RAM de Klebsiella cultivadas a partir de muestras de leche enviadas al Laboratorio de Diagnóstico Veterinario de Wisconsin (WVDL) para pruebas de mastitis bovina entre 2008 y 2019. En el WVDL aislaron 483 especies de Klebsiella de 63.841 muestras de leche y probaron diez antimicrobianos: ampicilina, penicilina, eritromicina, oxacilina + NaCl al 2%, pirlimicina, penicilina/novobiocina, tetraciclina, cefalotina, ceftiofur y sulfadimetoxina. La mayoría de estos compuestos antimicrobianos se utilizan actualmente en productos destinados al cuidado preventivo y terapéutico del ganado lechero.

Klebsiella tiene mecanismos innatos para resistir el efecto antimicrobiano de la acción de ampicilina, penicilina, eritromicina, oxacilina + NaCl al 2%, pirlimicina, penicilina/novobiocina, consecuentemente, nosotros encontramos que la RAM fue de más del 90% para todos estos antimicrobianos entre 2008 y 2019.

Encontramos que la RAM al ceftiofur varió entre 2008-2019, específicamente la RAM al ceftiofur aumentó entre 2016 y 2017 (Figura 2). No pudimos explicar por qué aumentó la RAM, pero planteamos la hipótesis de que podría estar asociado con las formulaciones de ceftiofur que se usan comúnmente para el tratamiento o la prevención de infecciones intramamarias en vacas lecheras.

Figura 2. Porcentage de Klebsiella aisladas que son resistentes a ceftiofur.

Para la sulfadimetoxina, encontramos que la resistencia disminuyó durante 2008 y 2019 (Figura 3). Este resultado podría reflejar que los agricultores siguen adecuadamente las especificaciones para el uso de este antimicrobiano, por lo tanto, ellos usarían sulfadimetoxina sólo para terneros lecheros, novillas y ganado de carne.

Figura 3. Porcentage de Klebsiella asiladas que son resistentes a sulfadimetoxina.

Excepto por el ceftiofur, no encontramos tendencias crecientes de RAM entre las Klebsiella cultivadas a partir de muestras de leche enviadas al WVDL para las pruebas de mastitis bovina.

Conclusión

La resistencia antimicrobiana es un tema importante en las granjas lecheras. La gente en nuestras comunidades espera que los agricultores reduzcan el uso de antimicrobianos en las granjas lecheras. Aunque no hay datos concluyentes sobre las relaciones entre el desarrollo de la RAM en patógenos animales, el medio ambiente de la granja y la salud humana, necesitamos proporcionar medidas de seguridad adecuadas para reducir la probabilidad de desarrollo de RAM. En particular, las lecherías podrían introducir procedimientos para el personal que trabaja cercanamente con el ganado (por ejemplo, trabajadores en la sala de ordeña) para disminuir cualquier posibilidad de transmisión de patógenos animales que portan genes de RAM a esos trabajadores.

Mensajes finales

  • Los antimicrobianos deben usarse en animales que se beneficiarán de ellos; para determinar qué animales deben recibir antimicrobianos, consulte con el veterinario de su hato.
  • Consulte con el veterinario de su hato para desarrollar un protocolo de tratamiento de mastitis utilizando un sistema que le permita conocer el patógeno que causa la mastitis.
  • Recuerde que los antimicrobianos (según las especificaciones de la etiqueta) matan o reducen el crecimiento de bacterias; no aumentan la producción de leche ni disminuyen el recuento de células somáticas.
  • Esté atento y consulte los recursos educativos en el sitio web de la División de Extensión de la UW para obtener más información sobre las prácticas de seguridad, el equipo de protección personal y las diferentes prácticas de gestión que podrían ayudar a reducir el riesgo de RAM.

Referencias

[1] FDA (Food and Drug Administration). 2018. Extralabel use and antimicrobials. Accessed March 8, 2019. https://www.fda.gov/animal-veterinary/antimicrobial-resistance/extralabel-use-and-antimicrobials.

[2] Sifferlin, A. 2017. Here’s how to cut antibiotic use in animals. TIME Health. Accessed April 20, 2020. https://time.com/4961051/antibiotics-animals/

[3] Oliveira, L., C. Hulland, and P. L. Ruegg. 2013. Characterization of clinical mastitis occurring in cows on 50 large dairy herds in Wisconsin. J. Dairy Sci. 96:7538–7549.

[4] Fuenzalida, M. J. and P. L. Ruegg. 2019. Negatively controlled, randomized clinical trial to evaluate intramammary treatment of nonsevere, gram-negative clinical mastitis. J. Dairy Sci. 102:5438–5457.

[5] Munoz, M. A., F. L. Welcome, Y. H. Schukken, and R. N. Zadoks. 2008a. Molecular epidemiology of two Klebsiella pneumoniae mastitis outbreaks on a dairy farm in New York State. J. Clin. Microbiol.45:3964–3971.

[6] Zadoks, R. N., H. M. Griffiths, M. A. Munoz, C. Ahlstrom, G. J. Bennett, E. Thomas, and Y. H. Schukken. 2011. Sources of Klebsiella and Raoultella species on dairy farms: be careful where you walk. J. Dairy Sci. 94:1045–1051.

[7] Rowbotham, R. F., and P. L. Ruegg. 2016. Bacterial counts on teat skin and in new sand, recycled sand, and recycled manure solids used as bedding in freestalls. J. Dairy Sci. 99:6594–6608.

[8] Navon-Venezia, S. K. Kondratyeva, and A. Carattoli. 2017. Klebsiella pneumoniae: a major worldwide source and shuttle for antibiotic resistance. FEMS Microbiol. Reviews. 41:252–275.

[9] Paterson, D. L., K. L. K. Siu, and F. Chang. 2002. Klebsiella species (K. pneumoniae, K. oxytoca, K. ozaenae and K. rhinoscleromatis) in Antimicrobial therapy and vaccines: Microbes. Vol. I. 2nd ed., V. L. Yu, R. Weber, and D. Raoult (Eds.), Apple Trees Production, LLC.

[10] Ko W., D. L. Paterson, A. J. Sagnimeni, D. S. Hansen, A. Von Gottberg, S. Mohapatra, J. M. Casellas, H. Goossens, L. Mulazimoglu, G. Trenholme, K. P. Klugman, J. G. McCormack, and V. L. Yu. 2002. Community-acquired Klebsiella pneumoniae bacteremia: global differences in clinical patterns. Emerg. Infect. Dis. 8:160–166.

[11] Wyres, K. L., and K. E. Holt. 2018. Klebsiella pneumoniae as a key trafficker of drug resistance genes from environmental to clinically important bacteria. Curr. Opin. Microbiol. 45:131–139.

[12] Nóbrega, D. B., M. Guiduce, F. Guimaraes, D. Riboli, M. Cunha, H. Langoni, J. Pantoja, and S. Lucheis. 2013. Molecular epidemiology and extended-spectrum beta-lactamases production of Klebsiella pneumoniae isolated from three dairy herds. Pesq.Vet. Bras. 33:855–859.

[13] Fuenzalida, M. J., E. M. Furmaga, and N. Aulik. 2020. Short Communication: Antimicrobial Resistance in Klebsiella Species from Milk Specimens Submitted for Bovine Mastitis Testing at the Wisconsin Veterinary Diagnostic Laboratory, 2008-2019. Submitted to Journal of Dairy Science.

[14] Makovec, J. A., and P. L. Ruegg. 2003. Antimicrobial resistance of bacteria isolated from dairy cow milk samples submitted for bacterial culture: 8,905 samples (1994-2001). J. Am. Vet. Med. Assoc. 222:1582–1589.

[15] Nóbrega, D. B., J. De Buck, and H. W. Barkema. 2018. Antimicrobial resistance in non-aureus staphylococci isolated from milk is associated with systemic but not intramammary administration of antimicrobials in dairy cattle. J. Dairy Sci. 101:7425–7436.

[16] Erskine, R. J., R. D. Walker, C. A. Bolin, P. C. Bartlett, and D. G. White. 2002. Trends in antibacterial susceptibility of mastitis pathogens during a seven-year period. J. Dairy Sci. 85:1111–1118.

Sharing is Caring - Click Below to Share